12 situaciones que harán que tu gato se estrese

¿Crees que tu gato está estresado?

Los gatos son muy sensibles a su entorno, y pueden estresarse por cosas que nosotros ni siquiera notamos.

Los signos más comunes de estrés en gatos son la agresividad, los problemas de eliminación o la necesidad de esconderse.

Si no se trata, el estrés puede causar problemas de salud a largo plazo en los gatos.

La solución a este problema pasa por identificar cuáles son estas situaciones que les causa el estrés.

En este artículo te voy a reunir 12 situaciones diferentes que pueden estresar a tu gato.

Al identificarlas podrás evitarlas, y conseguir que el estrés de tu gato desaparezca.

1. Gente inesperada

Hay gatos que no han recibido una correcta socialización durante la primera etapa de su vida.

Cuando esto ocurre, la visita de una persona externa al hogar puede generar altos niveles de ansiedad en el gato.

La reacción más común es esconderse del invitado para evitar que se acerque.

Aquí lo importante es evitar que la visita se acerque al gato de forma directa, ya que el felino podría reaccionar con agresividad.

Procura dejarle un espacio en el hogar en el que se pueda resguardar y sentirse seguro.

Si sabe que ahí nadie le va a molestar se reducirán sus niveles de estrés.

2. Cambios en tus horarios

El hecho de que tengas una rutina marcada en tu vida le ayuda enormemente a tu gato.

La razón es muy sencilla: tu felino sabe qué esperar a cada momento.

Sabrá cuando te vas de casa, cuando vuelves, a qué hora le pones la comida.. y todo esto le da tranquilidad.

¿Pero qué pasa cuando cambias tu rutina? Pues que tu gato deja de saber lo que va a ocurrir en cada momento del día.

Por eso, si antes pasabas más tiempo en casa y dentro de poco vas a empezar a trabajar, lo mejor es que vayas preparando a tu gato.

Empieza a salir de casa a la hora en que lo harás más adelante. Aunque sea para estar solo un rato fuera de la vivienda.

Así se podrá ir aprendiendo cual será su nueva rutina.

3. Visitas al veterinario

Las visitas al veterinario pueden ser una de las situaciones más estresantes para un gato.

Esto se debe a que, la mayoría de las veces, se les obliga a entrar en una habitación pequeña y ruidosa, donde serán examinados por un extraño.

En algunos casos, incluso se sujeta al gato para examinarlo.

Todo esto puede generar altos niveles de ansiedad en nuestro amigo peludo.

La mejor manera de reducir esta ansiedad es empezar a socializar a tu gato con el veterinario desde una edad temprana.

Otra cosa que puedes hacer es intentar que la visita sea menos estresante.

Habla con tu veterinario al respecto e intenta que tenga unos minutos para calmar a tu gato antes de comenzar el examen.

4. Un gato nuevo en el hogar

La llegada de un nuevo felino al hogar suele ser una fuente de altos niveles de estrés y de conflicto.

La razón es que el nuevo gato estará invadiendo su territorio y esto puede generar mucha ansiedad al gato con el que ya convives.

La mejor manera de evitarlo es presentar lentamente a los dos gatos.

Empieza por dejarlos en la misma habitación pero con zonas diferentes. Que se puedan oler pero no ver.

Después, poco a poco deja que se vean, pero sin que pueda haber contacto entre ellos.

Así se acostumbrarán a la presencia del otro y no habrá peleas.

El estrés en gatos

5. Ruidos fuertes

Seguro que más de una vez has puesto la música alta, has gritado al ver a tu equipo de fútbol o has celebrado una fiesta con amigos.

Pues bien, lo malo de estas situaciones, es que se producen ruidos que son bastante molestos para tu gato.

Y estos ruidos le causarán estrés.

La mejor manera de reducir la ansiedad de su gato es dándole un lugar de la casa donde pueda permanecer sin que los ruidos le molesten.

De esta manera podrá ir a este rincón del hogar si lo necesita y mantenerse calmado.

6. Quedarse solo en casa

Un gato que permanece tranquilo cuando se queda solo en casa no sufrirá ningún tipo de estrés.

El problema surge cuando tu gato padece la temida ansiedad por separación.

Se trata de un problema de comportamiento que le genera altos niveles de ansiedad y que le llevan a comportarse de manera destructiva.

Si es tu caso debes tomártelo en serio, ya que tu gato no lo pasa bien cuando se queda sin tu compañía.

7. Jugar de manera inadecuada

A veces caemos en el error de pensar que cualquier tipo de juego es válido.

Lo cierto es que no, y te voy a dar dos ejemplos de juegos que causan estrés en tu felino.

En primer lugar tenemos el puntero láser. Es un juguete que bien utilizado puede ser de gran ayuda, pero que si lo usamos de manera incorrecta generará estrés en tu gato.

Esto se debe a que es un juguete que no puede atrapar, por lo que el juego nunca acaba. Y esto es algo que hay que evitar.

En segundo lugar tenemos la caña, y es que si se usa incorrectamente no servirá de nada.

Moverla de forma demasiado agresiva o enérgica no es del gusto de todos los gatos, pudiendo llegar incluso a asustarles.

El movimiento debe adaptarse a las necesidades de tu felino, y siempre intentando imitar el movimiento de algún animal.

En este artículo puedes aprender cómo jugar con tu gato de la manera correcta utilizando una caña.

8. Caja de arena sucia

Seguro que ya imaginas que una caja de arena sucia no será el agrado de tu felino, pero lo cierto es que es peor de lo que piensas.

Los gatos son extremadamente limpios, y no les gusta nada ir a su caja de arena y encontrársela sucia.

En estos casos tendrá 3 opciones:

  • Utilizar la caja de arena aunque esté sucia
  • Aguantarse las ganas de orinar o defecar
  • Hacer sus necesidades en otro lugar de la casa

Créeme: ninguna de las 3 opciones le hará gracia.

Tener que tomar esta decisión le generará bastante estrés.

Por ello, lo recomendable es limpiar la caja de arena al menos una vez al día.

Y si tienes más de un gato intenta hacerlo dos veces al día.

Sé que habrá días en los que te cueste encontrar tiempo para hacerlo, pero es un aspecto esencial en el cuidado de tu gato.

No lo dejes de lado.

9. Demasiado contacto

Sé que adoras besar a tu gato, acariciarle la barriga o cogerle en brazos, ¿pero estás seguro de que tu gato también lo adora?

Hay felinos que necesitan pasar tiempo con nosotros, pero no necesariamente manteniendo el contacto.

Por ello, deberás fijarte en las señales que te da tu gato y dejarle su espacio cuando lo necesite.

Si no lo haces le podrás generar ansiedad.

Reserva tus ganas de darle cariño para cuando esté receptivo.

Él lo agradecerá.

10. Bañarle

Los gatos odian el agua, y si no le has acostumbrado a bañarse lo pasará realmente mal cuando le metas en la bañera.

El problema es que muchas veces bañamos a nuestros gatos cuando realmente no es necesario.

En este artículo hablo más en profundidad sobre ello, pero son solo algunas situaciones las que requieren bañar a un gato.

Si tu gato no se encuentra en ninguna de ellas le estarás generando altas dosis de estrés innecesariamente.

Por eso, antes de bañar a tu felino pregúntate. ¿Realmente lo necesita?

Si la respuesta es no ahórrale esta mala experiencia.

11. Viajar en coche

Un viaje en coche con tu gato puede ser una experiencia muy negativa.

Solo en contadas ocasiones llevamos a nuestros gatos en coche, y al hacerlo les sacamos de su territorio.

Y lo que es peor, lo más normal es que al montarse en el coche acabe en el veterinario.

Trabajar en reducir la ansiedad por montarse en el coche conlleva trabajo y dedicación.

Deberás positivizar el transportín, acostumbrarle a que se monte en el coche y no llevarle siempre al veterinario cuando lo hagas.

Es un proceso lento, pero que si evitar que sufra de ansiedad por ir en el coche tendrás que trabajarlo en profundidad.

12. Mudanza

El traslado a un nuevo hogar tiene todos los ingredientes para causar una gran ansiedad en tu felino.

Empezará a ver cajas por todas partes, habrá cambios en la rutina, modificarás el entorno que ha marcado durante años…

Aquí tienes que tener especial cuidado tanto en la casa actual mientras preparas la mudanza como en la transición a la casa nueva.

Mientras haces la mudanza lo mejor es dejarle una estancia de la vivienda en la que tenga todas sus cosas y donde no haya cambios hasta el último momento.

Cuanto menos ruidos oiga, mejor.

Y en cuento a la nueva casa, deberás dejarle primero en una habitación para que se haga a ella.

Después, poco a poco ve habilitándole más estancias que explorar, pero siempre sin forzarle.

Situaciones que estresarán a tu gato

Con esto concluimos el repaso a las 12 situaciones que pueden causarle grandes niveles de estrés a tu gato.

¿Hay alguna otra situación que creas que me he dejado? Si es así déjamela en los comentarios.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Última actualización el 2022-05-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies