¿Es mi gato normal? Explicamos 10 comportamientos extraños

¿Piensas que tu gato está loco? ¿Tiene comportamientos que, a tu parecer, no son normales?

Bueno, no te preocupes. En este post vas a salir de dudas.

En él te voy a explicar 10 comportamientos que son completamente normales en gatos… ¡aunque no lo parezcan!

Te contaré el por qué de esa forma de actuar, así sabrás que tu gato es en realidad un animal muy normal.

¡Vamos con ellos!

Beber agua del inodoro

Si los gatos se pasan buena parte del día aseándose… ¿qué necesidad tienen de beber agua del inodoro?

Parece contradictorio pensar que un animal que invierte tanto tiempo y esfuerzo en mantenerse limpio luego decida meterse en el váter a beber agua.

La teoría más aceptada sobre este comportamiento dice que este agua, en realidad, está más fresca.

Los gatos son muy sensibles al agua que lleva tiempo estancada, y el agua que hay en su cuenco puede llevar demasiadas horas ahí.

En el váter, sin embargo, el agua se renueva cada vez que alguien de la casa va al baño. Por eso puede ocurrir que la prefiera a la de su plato.

Aquí lo recomendable es que dejes siempre la tapa bajada para que esto no ocurra, especialmente si utilizas productos químicos en la cisterna.

Volverse loco por la noche

¿Tu gato se vuelve completamente loco de madrugada? Bueno, debes saber que no es el único.

No es raro que en los hogares donde hay gatos se desate el caos a las 3 de la madrugada.

El gato empieza a correr y saltar por toda la casa, y muy a tu pesar te acaba despertando.

La razón de este comportamiento es muy simple: tu gato está repleto de energía, y antes o después esta energía acaba saliendo.

Además, piensa que ve perfectamente en condiciones de poca luz, por lo que esto no le supondrá ningún problema.

Cuando esto ocurre por el día puede resultar gracioso, pero cuando sucede por la noche… ya no hace tanta gracia.

¿Quieres evitar estos picos de energía por la noche? Visita entonces nuestro post con 5 consejos para que tu gato te deje dormir.

Dormir en el lavabo

A los gatos les encanta dormir en lugares calientes y mullidos. Pero, si esto es así… ¿por qué en ocasiones duermen en el lavabo?

Esto ocurre principalmente por dos razones: en primer lugar es un lugar perfecto para refrescarse en los días de más calor, y en segundo lugar tiene la forma ideal para que tu gato duerma hecho un ovillo.

Verás como esto lo hace en los meses de verano, y es que incluso los gatos tienen un límite en cuanto al calor que pueden recibir.

¡No siempre querrán estar al lado de la estufa!

Traer animales muertos

Que un gato traiga animales muertos a casa es lo más normal del mundo. Aquí debes tener claro un concepto: los gatos son animales cazadores, y tienen el instinto de cazar. No hay más.

Si tu gato sale al exterior y tiene la oportunidad de cazar, lo va a hacer.

Pero ahora bien, ¿por qué trae el trofeo al hogar?

Aquí ya viene lo interesante. Tu gato podrá cazar a una presa, pero como se encuentra perfectamente alimentado no tendrá necesidad de comérsela.

Será una actividad que realice para entretenerse más que para alimentarse. Por eso camina con su trofeo hasta el hogar.

Pero, ¿qué pasa si te deja a ti ese trofeo?

Bueno, la realidad es que los gatos son buenos cazadores, pero ellos saben que nosotros no lo somos y consideran que necesitamos su ayuda.

En el fondo nos quieren alimentar.

Por eso, cuando suceda, no le eches la bronca. Si lo haces no entenderá qué sucede. En lugar de eso planifica sesiones de juego para que pueda dar rienda suelta a su instinto de caza.

Si quieres saber cómo jugar correctamente con tu gato te recomiendo que veas el post en el que hablamos sobre esto.

Ponerse en la postura «barra de pan»

La postura «barra de pan», o también llamada «pan de gato», se da cuando tu gato se tumba sobre sus cuatro patas.

Los que bautizaron a esta postura con este nombre consideraron que los gatos parecían… si, una barra de pan. ¿Te parece acertado? De cualquier manera, vamos a ver por qué lo hacen.

Cuando tienen esta postura quiere decir que no tiene intención de moverse. No tiene sus patas preparadas para salir corriendo.

¿Y esto qué significa? Pues que tu gato en ese momento se siente completamente seguro y se encuentra realmente cómodo.

Puedes fijarte en esto, ya que podrás detectar en qué zonas de la casa tu gato se siente a salvo.

Siempre que tenga la postura barra de pan, querrá decir que en ese lugar se encuentra totalmente seguro.

Y si quieres proporcionarle más lugares seguros, solo tienes que replicar esa superficie en otros lugares de la casa.

postura pan de gato

Arrastrar el culo por el suelo

Este es el comportamiento que más te debería preocupar. Se trata de un gesto que consiste en sentarse en el suelo y arrastrar el culo con la ayuda de sus patas delanteras.

Las razones que le lleven a realizar este movimiento pueden ser varias: desde un simple picor producido por restos de heces hasta la presencia de parásitos intestinales.

Aquí mi recomendación es que te acerques al veterinario para que determine la causa de este comportamiento.

Piensa que de normal no debería hacerlo, así que en estos casos investiga cuál es la causa.

gato arrastrando el culo
Imagen: daily paws

Acariciar el agua

Todos pensamos que cuando un gato quiere beber agua irá a su cuenco y beberá directamente.

Pero claro, cuando hablamos de gatos, no debemos dar todo por sentado. En ocasiones, nuestros amigos felinos, simplemente acarician el agua.

Este comportamiento se puede deber principalmente a dos razones.

En primer lugar, lo que hacen es comprobar la frescura del agua. Se mojarán ligeramente la pata para poder olerla y valorar su estado.

Una vez hecho esto, si ha pasado su examen de calidad, empezarán a beber con normalidad.

En segundo lugar, puede que lo que esté haciendo es simplemente mover el agua. Como ya hemos visto otras veces, muchas de las formas de actuar de los gatos se debe a lo que hacían sus ancestros.

En este caso, el instinto que surge es el de un animal precavido. Piensa que los gatos no son solo cazadores, sino también la presa de otros animales. Por eso nunca está de más ser prudente y mover un poco el agua para comprobar si no hay ningún depredador acechando.

Pedir que le dejes entrar y no entrar

A los gatos no les gusta que las puertas estén cerradas. Esto es algo que seguramente ya te hayas dado cuenta, y es que en ocasiones pueden ser muy insistentes en este tema.

¿Y a qué se debe esto? Pues a que son animales muy territoriales.

Los felinos ven tu hogar como su territorio, y les gustará recorrerlo entero para mantenerlo controlado e ir dejando su olor por las esquinas.

Puede que pase buena parte del día dormido sobre la cama o el sofá, pero de vez en cuando harán una vuelta de reconocimiento.

El problema aparecerá cuando quiera patrullar una zona de la casa pero no pueda acceder porque hay una puerta cerrada. Sentirá la necesidad de acceder y te maullará para que le facilites el paso.

Quizás se trate de una habitación en la que simplemente quiere mirar o dejar su olor, pero tendrá el instinto de querer entrar a toda costa.

Por eso, si ves que tu gato te pide que le habrás una puerta pero luego no entra, lo que quiere es tener vía libre para acceder cuando él desee.

Chupar tu oreja

Este comportamiento no se da en todos los gatos, pero sí que hay algunos que, en momentos de relajación, empezarán a chupar tu oreja.

La causa de esto es muy simple: se trata de gatos que han sido separados de su madre demasiado pronto.

El gesto de chupar tu oreja no es más que el primer gesto que aprenden cuando nacen. Cuando son recién nacidos, incluso antes de que se hayan abierto sus ojos, chuparán del vientre de su madre para obtener la leche.

Si no ha pasado el tiempo suficiente con su madre y sus hermanos es probable que lo replique cuando esté contigo.

En realidad es una forma de mostrarte su cariño, y seguramente lo acompañe con un gesto de amasar tu cara o tu pelo.

Pero si lo que quieres es que deje de chupar tu oreja no te preocupes, ya que es un comportamiento que dejará de hacer por su cuenta a medida que crezca.

Dar patadas de conejo

Terminamos este repaso a los 10 comportamientos extraños con las peculiares «patadas de conejo».

Este movimiento es frecuente en gatos que han agarrado algún juguete. Mientras lo sujetan con sus patas delanteras, utilizan las traseras para dar pequeñas patadas.

Este movimiento proviene, nuevamente, de su instinto de caza.

Cuando un gato ha cazado un animal, utiliza las patas delanteras para que no se escape, pero al mismo tiempo utiliza las traseras para clavarle sus garras.

Es una manera efectiva para proteger también su vientre.

Mediante esta técnica se aseguran que acabarán rápidamente con la vida de su presa mientras se protegen ellos mismos.

¿Tu gato hace este movimiento cuando juega? Entonces deberías tener cuidado.

Si le encuentras alguna vez boca arriba no le acaricies la tripa si no estás 100% seguro de que le apetece.

Si intentas tocarle esta parte del cuerpo cuando no está receptivo sufrirás en tu brazo las dolorosas patadas de conejo.

Él lo hará de manera inconsciente, pero te causará bastante dolor.

gato patadas de conejo
Imagen: picture of cats

¿Qué te han parecido estos 10 comportamientos? ¿Cuántos de ellos realiza tu gato? Si le has visto realizando alguno ahora ya sabrás a qué se debe.

Los gatos son animales fascinantes, ¡y se puede aprender mucho sobre ellos!

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies