¿Tu gato te echa de menos cuando te vas?

Seguramente eches de menos a tu gato cada vez que te vas de casa, pero ¿sabes si tu gato te echa de menos a ti?

Siempre se ha catalogado a los gatos como animales independientes, pero hoy en día ya sabemos que eso no es así. Son animales que necesitan atención y compañía.

Hoy te voy a explicar si tu gato te extraña cuando te marchas, y en qué situaciones te debe preocupar de que esto sea así.

Dependiendo del tipo de apego que sienta por ti será una buena o mala noticia.

¿Los gatos echan de menos a sus dueños?

Debes saber que para tu gato eres la persona más importante. Tú tienes vínculos fuertes con otras personas, como tu familia y tus amigos, mientras que para tu gato el vínculo más fuerte eres tú.

Por eso, cuando te marchas de casa, debes dar por sentado que tu gato te echará de menos.

Pero cuidado aquí, ya que existen varias formas de echar de menos. En función de la personalidad de tu gato y del tipo de apego que sienta por ti te echará de menos de una u otra forma. Y no todas son buenas.

Vamos a ver esto más en detalle.

Podemos dividir el tipo de apego que siente tu gato por ti en dos grupos:

  • Apego seguro
  • Apego inseguro

Con el apego seguro, tu gato tiene un vínculo fuerte y sano contigo. Más adelante veremos cómo detectar si se trata de este tipo de apego, pero por ahora debes quedarte con que es la mejor manera que tiene tu gato de echarte de menos.

Por otro lado tenemos el apego inseguro, y este es más preocupante. En estos casos tu gato también te echará de menos cuando te marches, pero tu ausencia le causará unos niveles de estrés elevados que podrán mantenerse incluso cuando ya hayas vuelto a casa.

Aquí nos encontraremos con tres variantes:

  • Apego ambivalente: en este caso el gato busca una proximidad excesiva contigo, aferrándose a ti de forma exagerada.
  • Apego evitativo: el gato evita todo contacto contigo. Aquí puede parecer que no te echa de menos, pero no es más que una consecuencia del apego inseguro.
  • Apego desorganizado: este es más extremo, y como consecuencia el gato busca el conflicto contigo.

Con el apego evitativo y el apego desorganizado puede parecer que tu gato está bien sin ti, pero la realidad es que sufrirá unos altos niveles de estrés cuando te marches de casa.

En estos casos deberás buscar una solución. Analiza si pasa demasiado tiempo solo o si puedes mejorar la vivienda para que se sienta más seguro.

Pero ahora bien, ¿cómo podemos saber si el apego que siente por ti es el apego seguro? Vamos a ver esto más en profundidad.

Síntomas de un gato con apego seguro

El apego seguro es la forma más sana que puede tener tu gato de echarte de menos. Si es su caso, verás los siguientes síntomas al llegar a casa:

  • Vendrá a recibirte: se alegrará cuando llegues y vendrá a saludarte de manera cariñosa. Podrá maullar o ronronear de felicidad.
  • Se frotará en tus piernas: buscará el contacto contigo, y la mejor manera de hacerlo será frotándose en tus piernas. También te aceptará unas caricias.
  • Te seguirá por la casa: si cuando llegas lo primero que haces es ir a algún lugar de la casa, te seguirá para que le dediques unos momentos de atención.

Como ves son síntomas de felicidad, pero siempre de manera relajada. Además, si en la casa hay más animales, también podrá hacer este recibimiento cuando vuelvan de una visita al veterinario o de un paseo más largo.

Pero… ¿qué pasa si nos vamos al otro extremo? En este caso tenemos la temida ansiedad por separación. Aquí ya no es que tu gato te eche de menos, sino que se trata de un problema que se debe de tomar en serio.

¿No sabes si tu gato la sufre? No te preocupes, vamos a ver en el siguiente apartado los síntomas.

Síntomas de la ansiedad por separación

Las consecuencias de la ansiedad por separación aparecen mientras estamos fuera de casa e incluso en el momento de marcharnos. Es el resultado de una mala gestión de la ansiedad, y esto da lugar a problemas como los siguientes:

  • Objetos destruidos: tu gato podrá arañar o morder algún mueble por culpa de la ansiedad. No se debe confundir con el marcaje. Cuando un gato deja sus feromonas suele hacerlo siempre en los mismos puntos, mientras que una conducta destructiva tendrá lugar con cualquier mueble.
  • Acicalamiento excesivo: el exceso de lamidos durante tu ausencia podrá ocasionar calvas en su pelaje.
  • Dejar de usar el arenero: orinar e incluso defecar en la cama es uno de los síntomas de la ansiedad por separación.
  • Vocalizaciones: las vocalizaciones excesivas son fruto de la ansiedad. En este caso podrás preguntar a tus vecinos para saber si es el caso.
  • Angustia previa tu salida: cada vez que sales realizas gestos que tu gato ya reconoce, y esto le provocará una angustia incluso antes de que te hayas marchado.

Si crees que es tu caso no te pierdas esta entrada sobre la ansiedad por separación. Existen pautas que puedes llevar a cabo para ayudar a tu gato a que maneje mejor esta ansiedad.

Pero ahora bien, una duda muy frecuente que surge al dejar al gato solo en casa es cuánto tiempo puede estar sin compañía. Es cierto que los gatos aguantan más tiempo solos que los perros, pero… ¿cuál es el límite?

Si quieres salir de dudas te recomiendo leas la entrada en la que te lo explicamos.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies