¿Se puede tener un gato en un piso pequeño?

¿Estás pensando en coger un gatito pero tu piso es demasiado pequeño? Es importante que antes de hacerlo pienses si le vas a poder proporcionar todo lo que necesita.

Debes saber que estos animales, aunque se adaptan muy bien a una vida en casa, tienen una serie de necesidades básicas que un piso pequeño no se las puede proporcionar. Pero si adaptas la casa y te esfuerzas en su bienestar podrás conseguir que aunque el piso sea pequeño el gato sea feliz.

Vamos a analizar en detalle los aspectos que debes cuidar y cómo solucionar los problemas de un apartamento pequeño.

¿Se puede tener un gato en un apartamento pequeño?

Sí, puedes tener a un gato en un apartamento, pero no de cualquier manera. Si bien es cierto que los felinos son caseros, no por ello debemos descuidar su bienestar.

Piensa que se trata de un ser vivo, y aunque parezca un animal muy tranquilo y relajado, tiene ciertas necesidades básicas que se deben cubrir.

Vamos a repasar en este post todo lo que deberías tener en cuenta si quieres tener a un gato en un piso pequeño y que sea feliz.

Cuestiones a tener en cuenta

La falta de espacio provocará que tengas que cuidar ciertos aspectos de su día a día.

– Ejercicio

Es lo primero que se te vendrá a la cabeza. Un gato necesita hacer ejercicio cada día y un apartamento le limita las posibilidades de moverse como a él le gustaría.

Tendrás que hacer un esfuerzo extra para conseguir que haga el ejercicio necesario. Si no haces esto comenzará a ganar peso y esto será malo para su salud.

– Estimulación mental

El ejercicio es importante, pero la estimulación mental también. No debes permitir que a tu gato le falten retos que superar.

No se trata de ponerle en situaciones difíciles, pero sí que debes propiciar situaciones en las que tu gato necesite olfatear, pensar o investigar.

– Lugar de descanso

Sí, los gatos son capaces de dormir en cualquier parte, pero también necesitan un lugar de descanso adaptado a sus necesidades.

Busca un lugar del hogar que sea tranquilo (evita lugares de paso) y esté lejos de su caja de arena para dejarlo como su lugar de descanso.

En los momentos en los que se estrese le vendrá muy bien tener su propio rincón donde poder estar tranquilo hasta que se relaje.

Jugar con tu gato en pisos pequeños

Cómo conseguir que el gato sea feliz

Para conseguir la felicidad de tu gatito deberás actuar de forma pasiva (adaptando la vivienda) y de forma activa (interactuando con tu gato). Vamos a ver en detalle cada una.

– Adaptar la casa

Si la casa es pequeña deberás adaptarla para que la vida de tu gato en ella sea más fácil. Son varios puntos los que puedes mejorar:

  • Juguetes

Lo primero y más importante son los juguetes. Uno de los inconvenientes de tener un gato en un piso es la falta de actividad, pero gracias a ellos podrá gastar sus energías y le proporcionarán ratos de diversión.

Los juguetes «para cazar», como una pluma, ayudarán a que se mueva y se mantenga en forma. Por otro lado, los juguetes interactivos, ayudarán con la estimulación mental.

No está de más que cada cierto tiempo consigas un nuevo juguete. Si siempre tiene los mismos acabará cansándose de jugar con ellos.

  • Rascadores

Los rascadores son otros de los elementos fundamentales que debería tener un vivienda con felinos.

La ventaja de los rascadores es doble. Por un lado marcan su territorio sin dañar ningún mueble, pero además de eso también le sirve para gastar energías ya que al arañarlo utilizan sus músculos.

Podrás combinar rascadores sencillos con árboles a los que pueda escalar. De hecho, a los gatos les encanta subirse a zonas altas, y al hacerlo liberan energía. Por eso los árboles para gatos son muy buena idea.

  • Terraza

¿Tu apartamento tiene terraza? Entonces te deberías plantear dejarle salir. Eso sí, es muy importante que la adaptes para eliminar cualquier riesgo de caída.

Puedes colocar una malla que evite que se caiga si ve un pájaro o cualquier otro animal. Si conviertes la terraza en un lugar seguro tendrá más espacio por el que moverse al mismo tiempo que le proporcionará entretenimiento.

  • Ventanas

Con las ventanas ocurre lo mismo que con la terraza: si la vas a dejar abierta tendrás que colocar una rejilla para evitar accidentes.

No obstante, aunque dejes la ventana siempre cerrada, te recomiendo que habilites una zona de descanso para tu gato en ella.

Colócale una superficie cerca de la ventana para que se pueda tumbar y observar la calle tranquilamente. Piensa que la ventana para él es como una televisión, tendrá muchas cosas que ver y se distraerá durante horas.

Existen hamacas con ventosas pensadas para colocarse en el cristal de las ventanas. Es un cambio pequeño pero que a tu gato le encantará.

  • Coloca estantes en la pared

¿Quieres que tu casa sea un lugar ideal para tu gato? Entonces deberías plantearte colocar algunos estantes en las paredes.

Pero no se trata de estantes para colocar tus cosas, tienen que ser estantes pensados para que tu gato trepe por ellos.

Bastará con unos listones de madera colocados con escuadras. Procura que la superficie no resbale (si hace falta cúbrelos con alguna tela) y verás lo bien que se lo pasa tu gato.

Los felinos adoran saltar y trepar, y al hacerlo estarán haciendo ejercicio. Será una fantástica opción para garantizar su felicidad y un buen estado de forma.

  • Lugar de relajación

Cuando las viviendas son pequeñas puede ocurrir que la mayor parte de la casa sea una zona de paso. Tienes que procurar que exista algún rincón de relajación para tu gato.

Habrá ocasiones en las que tu gato necesite tranquilidad y debes estar seguro de que la puede encontrar. Busca algún pequeño lugar en el que colocar un espacio habilitado para que pueda estar solo.

  • Limpieza extrema

La higiene es muy importante cuando el espacio es pequeño. Los gatos necesitan que todo esté limpio, siendo especialmente importante el cuidado de la caja de arena.

Deberás limpiar el arenero cada poco tiempo para evitar que aparezcan olores en la casa. Si no se mantiene una correcta limpieza el gato lo pasará mal.

  • Abre todas las puertas de la casa

Piensa que tu gato pasa los días enteros en la vivienda, por lo que si cierras algunas puertas será menor el espacio que tienen disponible. Pero además de esto, impedirle el paso a zonas de la casa les puede provocar malestar.

Los felinos son animales territoriales y necesitarán inspeccionar todos los rincones del hogar. Si se encuentran con una puerta cerrada les podrá incomodar.

Adaptar una casa pequeña para un gato

– Actividades con tu gato

Adaptar la casa es la parte más sencilla, ya que basta con realizar los cambios una vez. Pero también debes tener en cuenta que tu gato necesitará que le prestes atención.

Habrá actividades que necesitará hacer contigo, y tendrás que realizarlas de forma periódica. Vamos a ver cuáles son.

  • Juega con él

Que tenga juguetes disponibles está muy bien, pero en ocasiones necesitará que seas tú quien juegue con él.

Un juego ideal es utilizando la pluma. Deberás moverla para que la intente cazar, obligándole así a que se esfuerce en alcanzarla.

No alargues mucho la sesión de juego y deja que de vez en cuando consiga atrapar la pluma. Es un juego en el que estimula su instinto cazador, por lo que necesitará salir victorioso de vez en cuando para pasárselo bien.

  • Darle paseos

Esta actividad no sirve para cualquier gato. Deberá hacerse solo con aquellos que la disfrutan.

Consiste en llevar a tu gato a una zona tranquila con correa y arnés. Te podrá servir un parque o camino en el que no haya nadie o el jardín de la casa de algún amigo.

Debes ir con mucho cuidado, ya que los gatos son muy precavidos y se asustarán con facilidad en el exterior. Puedes ver más información sobre los paseos para gatos en este otro artículo.

  • Préstale atención

Tu gato valora los ratos de juego con él, pero también necesita momentos de relajación. Procura pasar tiempo acariciándole o incluso hablándole. Es un animal que necesita de tu compañía para ser feliz.

También debes evitar estar mucho tiempo fuera de casa. Si hay alguna época en la que tengas mucho trabajo y no vayas a poder estar con él como el resto de días pide a algún familiar que le haga una visita.

Bastará con que alguien vaya, vigile que tiene comida y bebida y le dedique un rato de atención.

  • Dejarle que vaya de caza

¿Sabías que tu gato puede «ir de caza» dentro de tu propia casa? Bueno, no es como en plena naturaleza, pero al menos necesitará esforzarse.

Se trata de esconderle comida por la casa. Es una actividad muy estimulante pero que le debes enseñar para que comprenda el funcionamiento.

Primero deja que te vea como colocas comida en algún punto de la casa. No lo compliques mucho. Bastará con algunas bolas de pienso.

Repite el proceso varias veces subiendo la dificultad cada vez un poco más. Cuando veas que ha entendido cómo funciona el juego podrás esconder comida por diferentes zonas de la casa.

Lo ideal es que sean zonas en las que sabes que se coloca a lo largo del día.

Si tu gato disfruta el juego será una gran actividad para mantenerle entretenido mientras hace ejercicio al buscar la comida.

Cómo tener a un gato en un piso

Ahora ya has visto cómo debes hacer si vas a tener un gato en un piso. Es importante que no olvides que aunque hayas adaptado la casa para cubrir sus necesidades seguirá necesitando tu atención.

Reserva algunos momentos del día para pasar tiempo con él. Si el felino tiene todas sus necesidades cubiertas será un gato feliz y esa alegría te la transmitirá con creces.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Categorías Cuidados

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies