¿Qué tipo de relación tiene tu gato contigo? Descubre los 5 tipos

¿Quieres saber qué tipo de relación tenéis tu gato y tú?

Por si no lo sabías, existen 5 tipos de relaciones diferentes entre los gatos y los humanos.

O al menos esta es la conclusión a la que llegaron los investigadores de la Universidad de Linoln.

Para ello entrevistaron a 4000 personas y analizaron la forma de interactuar con sus gatos.

El resultado fue un informe muy completo (fuente) en el que detallaban 5 tipos de relaciones.

Y en este post te voy a explicar cada una de ellas.

Los gatos son animales reservados, por lo que puede ser difícil para nosotros saber lo que están pensando.

Pero observando estas señales sabrás exactamente qué tipo de relación tienen contigo.

¡Vamos a ver de qué se tratan!

Relación abierta

¿Tu gato es muy independiente y solitario?

Entonces es probable que tenga una relación abierta contigo.

Hay gatos que aunque aman a sus humanos, realmente no los necesitan.

En este tipo de relación tu gato no se acurrucará contigo en el sofá ni te lamerá la cara.

Pero si les llamas para cenar o para disfrutar de un rato de juego vendrán corriendo.

Lo que pasa con ellos es que se preocupan más de sí mismos que de lo que puedas querer tú.

Se relacionarán bien con otras personas y tendrán cierta cercanía contigo, aunque no tendrá mucha necesidad de recibir caricias.

Seguramente no fue socializado correctamente cuando era pequeño y ahora ya se ha hecho mayor para cambiar su personalidad.

Relación codependiente

En el caso de la relación codependiente el gato necesita a su dueño para ser feliz y hará cualquier cosa para complacerle.

El felino se siente como un miembro más de la familia y actuará de manera amistosa. Tanto es así que podrá pasarse buena parte del tiempo lamiendo las manos o la cara del dueño.

Además verá al humano como una base segura, y lo buscará cuando se encuentre mal o esté preocupado.

Pero esta relación tiene una parte oscura. El gato no será capaz de relacionarse con extraños, e incluso se esconderá cuando alguien llega a la casa.

Pero no solo eso: la relación que tienen con los humanos es tan dependiente que cuando se quedan solos no comerán e incluso podrán llegar a llorar.

Este tipo de relación suele darse con frecuencia entre personas solteras que tienen un gato de interior.

Relación casual

En la relación casual el gato tiene una menor necesidad de proximidad con su dueño que cualquiera de las otras relaciones.

Sí que hablamos de un gato sociable y que acepta a los demás, pero sólo te querrá cuando necesite algo de ti.

No son cariñosos y prácticamente nunca se sentarán contigo en el sofá, ya que sus prioridades son muy diferentes.

Preferirán una vida al aire libre a estar encerrados en el interior. Tanto es así que podrán visitar otras casas de la zona, llegando incluso a desaparecer durante varios días.

Si tu gato no responde cuando le llamas y no se acercar a pedirte cariño, probablemente tenga este tipo de relación contigo.

Amistad

La relación de amistad entre un gato y un humano es la más equilibrada de todas.

¿Sabes en qué se diferencia del resto?

A los gatos con ese tipo de relación no les importa compartir a sus humanos.

No se trata de gatos demasiado cariñosos, pero agradecen la compañía. Les gustará estar cerca de su dueño, pero sin la necesidad de mantener el contacto físico con él.

Aunque los felinos sólo mostrarán su afecto cuando necesitan algo, tampoco les importa divertirse un poco y tener un rato de juego.

Este tipo de relación no es muy común, ya requiere un gato activo que esté dispuesto a compartir su espacio y su compañero humano.

De hecho, según los autores del estudio, esta relación entre gato y humano es la menos común de todas. La mayoría suelen ser codependientes o con asociación remota.

Esta relación aparece con más frecuencia en hogares en los que hay más de un gato y que además tienen acceso al exterior.

La parte buena es que el gato se relacionará bien con las visitas que lleguen al hogar y tolerará bien quedarse solo en casa.

Se trata de un gato independiente, cariñoso en la medida justa y feliz.

Asociación remota

En último lugar tenemos a la asociación remota.

Aquí, el gato responde a los esfuerzos de socialización, pero lo hace de manera breve.

Podrá pasar un rato con su compañero humano, pero al poco tiempo se alejará en búsqueda de otras actividades.

Preferirá pasar el tiempo a solas o en otra parte de la casa.

Si notas que tu gato no tiene interés en pasar buena parte de su tiempo contigo es que probablemente tenga este tipo de relación.

La asociación remota es común en viviendas en las que no hay otras mascotas y donde el dueño trabaja muchas horas.

También puede darse en casos en los que el felino no socializa correctamente durante su etapa inicial.

Se puede decir que son cariñosos cuando necesitan algo de ti, pero mostrarán poco interés en estar cerca de las personas después de haber sido alimentados o haber jugado con ellos.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies