¿Puede tu gato quemarse con el radiador?

Los gatos son animales dormilones y que aman el calor.

Debido a esto, no es de extrañar que se echen largas siestas sobre los radiadores del hogar.

¿Pero alguna vez te habías preguntado si pueden llegar a quemarse?

Normalmente damos por sentado que el gato se va a mantener a salvo, pero esto no tiene por qué ser así.

Deberías tener cuidado de que tu gato no se haga quemaduras. Pero no solo esto, también te debe preocupar la hipertermia.

¿No sabes lo que es la hipertermia?

No te preocupes. En esta entrada te lo explico todo.

Los radiadores prohibidos para tu gato

Referirnos al radiador sin diferenciar los tipos que hay sería un error.

Antes de entrar a analizar si tu gato se puede quemar o no por el exceso de temperatura quiero que tengas una cosa muy clara.

Hay ciertos tipos de radiadores que deberías mantener siempre alejados de tus gatos.

Para explicarlo de forma sencilla vamos a diferenciar los radiadores en dos tipos.

En primer lugar tenemos los que son enteramente de metal. Es el caso de estos dos que ves en la imagen.

radiadores menos peligrosos para gatos

Uno es eléctrico y otro es parte de un circuito de calefacción con caldera de gas. Pero en ambos casos lo que vemos en su superficie es metal.

Estos son los menos peligrosos. Pero cuidado con los del segundo tipo.

En segundo lugar tenemos los radiadores que dejan ver la fuente generadora de calor, y normalmente se los conoce con el nombre de estufa.

Aquí van unos ejemplos. Aquí tenemos una estufa de gas butano y una estufa halógena.

radiadores mas peligrosos para gatos

Nuevamente tenemos dos formas diferentes de generar calor, pero si te das cuenta este generador calor es accesible. Se puede ver a simple vista.

Verás que hay una rejilla para evitar que te quemes, pero esta rejilla no evitará que se queme el pelo de tu gato.

Estos radiadores del segundo tipo deberían ser completamente inaccesibles para tu felino, ya que son realmente peligrosos para ellos.

Colócalos en algún lugar donde no puedan acceder o sustitúyelos por otros más seguros.

Ahora que he dejado esto claro volvamos con los del primer tipo. ¿Se puede quemar tu gato si se tumba sobre ellos?

Vamos a verlo.

¿Puede tu gato quemarse con el radiador?

No todas las temperaturas de un radiador serán seguras para tu gato.

Para que te hagas una idea, las personas nos quemamos cuando algo que está a 45 grados entra en contacto con nuestra piel.

A los gatos les ocurre lo mismo, solo que tienen un mayor aguante al calor. En el caso de los felinos esta temperatura sube hasta los 50 grados (fuente).

Como ves su aguante es mayor, pero tampoco mucho más elevado.

Y puede que te preguntes. ¿Puede mi radiador ponerse a más de 50 grados?

Pues lo cierto es que sí, y dependerá de cómo tengas configurada la calefacción.

Si vas a la caldera de tu vivienda podrás ver la temperatura de impulsión del agua.

Si ésta se encuentra a una temperatura de 55 grados o más, entonces es muy probable que los radiadores de tu vivienda estén a 50 grados.

Pero si es tu caso no quiero que te alarmes. Piensa que tu gato es capaz de sentir el dolor, y si nota que se empieza a quemar se retirará del radiador.

No obstante, no está de más que vigiles el estado de su piel en las zonas donde se apoya en el radiador.

Así detectarás cualquier pequeña quemadura que se haya podido hacer.

Pero como te comenté al comienzo de la entrada, también debes tener cuidado con la hipertermia.

Vamos a analizar esto.

¿Qué es la hipertermia?

Todo el mundo conoce la hipotermia, pero la hipertermia es también preocupante.

Se trata de un aumento de la temperatura corporal del felino, y cuyas consecuencias son muy peligrosas para él (fuente).

Para ponerlo en datos, la temperatura corporal de un gato se sitúa entre los 37,5 y los 39 grados centígrados, dependiendo de la raza.

Pues bien, la hipertermia se produce cuando su temperatura corporal alcanza los 40,5 grados centígrados (fuente).

Los síntomas de la hipertermia según son (fuente):

  • Comportamiento inquieto
  • Jadeo
  • Verbalizaciones excesivas
  • Agresión o irritabilidad inexplicables
  • Letargo
  • Frecuencia cardíaca más alta
  • Patas sudorosas

Si ves que tu gato tiene alguno de estos síntomas asegúrate tomarle su temperatura corporal, y si no sabes cómo hacerlo no dudes en llamar a tu veterinario.

Debería ser capaz de regularse bien él solo, pero si ama profundamente el calor existe la posibilidad de que un día se le vaya de las manos.

Por eso es importante que le mantengas bajo vigilancia y que acudas a tu veterinario si sospechas que le está dando un golpe de calor o sufre hipertermia.

Alternativas al radiador

Ya hemos visto qué radiadores son más peligrosos para tu gato y cuáles menos, pero si lo que quieres es tener absoluta tranquilidad en este aspecto te voy a dar una alternativa.

Se trata de las mantas térmicas para gatos, y son la mejor solución para esos felinos que adoran colocarse sobre los radiadores.

Estas mantas eléctricas ofrecen una temperatura segura para tu gatito y han sido diseñadas para soportar los mordiscos de las mascotas.

Son la mejor solución para que tu gato esté caliente y tú te puedas relajar.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Última actualización el 2022-06-26 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies