Por qué tu gato te ignora cuando le llamas

Estás en casa, ves a tu gato tranquilamente tumbado, le llamas con tu mejor voz, y entonces… no pasa absolutamente nada.

Tu gato te ignora por completo.

¿Te resulta familiar esta situación?

Los gatos tienen una extraordinaria capacidad para ignorarnos cuando les llamamos.

Pero… ¿Por qué lo hacen exactamente?

En esta entrada te voy a explicar las razones por las que los felinos muchas veces no nos hacen ni caso.

¿Los gatos reconocen su nombre?

Vale, una posible respuesta a que tu gato no te hace ni caso cuando le llamas es que probablemente no reconoce su nombre.

Esto es posible, pero siento decirte que no es lo normal.

Investigadores japoneses llevaron a cabo varios experimentos en la Universidad de Tokio para ver si esto era así.

Para ello hicieron varias pruebas, en las que pronunciaban algunos sustantivos generales para posteriormente pronunciar el nombre del gato.

¿El resultado? Pues que la mayoría de los gatos tenían algún tipo de reacción.

Algunos giraban directamente la cabeza, mientras que otros movían las orejas para agudizar el oído. (fuente)

Y aunque en menor porcentaje, algunos gatos incluso maullaban o movían la cola.

Los investigadores al final llegaron a la conclusión de que no solo reconocían sus nombres, sino que también los diferenciaban de los otros gatos con los que convivían.

Por lo tanto: sí. Tu gato sabe cuál es su nombre.

Lo que pasa es que te ignora cuando le llamas.

Pero… ¿Por qué hace esto?

Vamos a verlo.

Los gatos reconocen su nombre

Por qué los gatos nos ignoran cuando les llamamos

Aquí tienes los 5 puntos que explican por qué tu gato no te hace ni caso cuando pronuncias su nombre.

1. No han sido domesticados para esto

Cuando hablamos de los gatos es inevitable compararlos con la otra raza doméstica por excelencia: los perros.

Pero el error más común es pensar que compiten en igualdad de condiciones.

Debes tener en cuenta que los perros llevan una gran cantidad de generaciones conviviendo con los humanos, y esto les ha llevado a un nivel de domesticación bastante elevado.

Por otro lado, los gatos llevan en nuestras viviendas relativamente poco, y esto se nota en su comportamiento.

Los felinos no han sido domesticados para obedecer nuestras órdenes, y por eso es más difícil que acuda a nuestra llamada.

Además, los gatos son animales capaces de sobrevivir por completo sin los humanos, por lo que nunca han necesitado obedecer nuestras órdenes.

2. No tiene un estímulo lo suficientemente bueno

Cuando llamamos a nuestro gato por su nombre normalmente buscamos que venga a nosotros.

Pero si el animal no ve nada que le interese no responderá a nuestra llamada.

Piensa que seguramente tu gato esté bien a gusto en el lugar en el que se encuentra.

Si le llamas y se acerca, ¿Va a estar mejor contigo?

Quizás le llamas para acariciarle la barriga o besarle la cabeza.

El problema de esto es que, realmente, son gestos que no le gustan nada.

Este tipo de contacto puede resultar molesto para tu gato, y si cree que lo vas a hacer no responderá a tu llamada.

No verá el beneficio de acudir a ti.

3. Están concentrados en otra cosa

Un error puede estar en llamar a tu gato cuando está concentrado en otra cosa.

Si tu felino está mirando a una posible presa pondrá toda su atención en ella.

Y aquí, por mucho que hayas practicado la llamada, no será lo suficientemente fuerte.

En estos casos tu llamada no tiene el peso suficiente como para que deje de prestar atención al estímulo.

Los gatos son capaces de concentrarse mucho, y tu llamada no les distraerá de su objetivo.

4. Está asustado o estresado

Tanto el miedo como el estrés llevará a tu gato a querer esconderse en un lugar tranquilo y apartado.

Cuando esto ocurre olvídate de que acuda a tu llamada.

Este estado de ánimo puede aparecer por multitud de razones: una visita inesperada, un ruido fuerte, la presencia de otro animal por la zona…

En cualquier caso, sea cual sea la razón, nunca lo fuerces a acercarse a ti.

Necesitará tiempo para relajarse.

Una vez se encuentre bien podrás volver a probar a llamarle.

Pero mientras tanto déjalo tranquilo.

5. Tiene problemas de audición

Habrá ocasiones, especialmente cuando el gato sea mayor, que sencillamente no escuchan bien.

En estos casos, el gato no te está ignorando, sino que simplemente no puede oír lo que dices.

Si sospechas que esta es la razón te recomiendo que acudas a un veterinario para ver si hay algún problema con los oídos de tu gato.

Así podrás saber si se trata de algo puntual y que tiene solución o si es una enfermedad permanente.

Mi gato no me hace ni caso cuando le llamo

Ahora ya sabes por qué tu gato te ignora cuando le llamas.

No es porque no se sepa su nombre, sino que tendrá una razón para ignorarte.

Y ahora te toca a ti descubrir cuál de estas 5 situaciones es la que se aplica a tu felino.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies