Puede que te haya pasado que hayas encontrado a tu gato con lágrimas cayéndole por la cara, dándote la sensación de que está triste. Pero aunque asociemos las lágrimas a la tristeza, tu gato no expresa sus sentimientos de esta manera. Entonces, ¿por qué lloran los gatos?

Son varias las razones por las que un gato llora con lágrimas. Su presencia puede indicar algún problema de infección o simplemente como mecanismo de defensa para expulsar algún elemento extraño que haya entrado en el ojo.

Te puede interesar: ¿Cuándo abren los ojos los gatos?

¿Por qué lloran los gatos?

La razón dependerá del tipo de lágrima que expulse tu gato:

Por qué mi gato llora de un ojo

Lágrimas claras

Cuando las lágrimas son claras y el ojo no presenta enrojecimiento es porque simplemente tiene algún cuerpo extraño. Lo normal en estos casos es que a tu gato le llore un ojo, pues sería mucha casualidad que le entrase algún pelo o mota de polvo en ambos ojos a la vez.

La presencia de la lágrima es para expulsar a este cuerpo extraño ya que los gatos no disponen de manos como las nuestras con las que quitárselo. En unas horas lo expulsará, no debes ser tú quien se lo quite. Si ves que el problema continúa llévalo al veterinario.

Gato llorando con lágrimas

Lágrimas con color

Si el color de las lágrimas es amarillento o verdoso debes prestar más atención. Esto puede suceder por una reacción alérgica o por la presencia de alguna infección. En estos casos lo recomendable es acudir al veterinario para que le evalúe, ya que aunque sospeches que el lagrimeo lo ha producido algún producto o planta que ya hayas retirado, una infección mal curada puede transformarse en un problema mayor.

Para ayudarle puedes retirar del entorno lo que creas que puede irritar sus ojos, limpiarle las lágrimas de la cara para mantenerla seca y acudir al veterinario para que te diga si necesita algún antibiótico.

Cómo lloran los gatos

Lagrimeo abundante (epífora)

Hay otra situación en la que te puedes preguntar por qué lloran los gatos, y es cuando presentan un lagrimeo abundante. En estos casos el exceso de lágrimas es producido por un bloqueo en el lagrimal. Éste es un conducto que conduce las lágrimas hasta el extremo del ojo para que resbalen hacia la nariz, pero si no funciona las lágrimas saldrán por todo el ojo.

Cuando está obstruido produce un exceso de lágrimas que le humedece la cara y como consecuencia pueden aparecer infecciones e irritaciones en la piel. Este exceso de humedad acabará provocando un oscurecimiento debajo del ojo que derivará en la aparición de una costra.

El bloqueo del lagrimal puede producirse por diferentes razones, como un arañazo o por una pestaña que ha crecido hacia dentro. También es común verlo en gatos de raza con cara achatada, como es el caso de los persas.

No te preocupes, hay gatos que pueden llevar una vida saludable con el lagrimal bloqueado, pero debe ser el veterinario el que decida si es el caso. Dependerá de si afecta a la visión de tu gato. Si necesita ser tratado puede que sea suficiente con unos antibióticos o realizando una sencilla operación.