El regreso de Ivy: Cómo una gata perdida encontró el camino de vuelta a casa tras tres años

Tras una angustiosa desaparición de casi tres años, Ivy, una gata que se esfumó sin dejar rastro, ha sido encontrada y devuelta a su familia, un acontecimiento que ha llenado de alegría y asombro a sus dueños.

Ivy desapareció de su hogar en Oakham, Rutland, en 2021, dejando a su dueña Hannah y a sus hijos, Martha y Toby, sin éxito alguno en sus esfuerzos por localizarla.

La familia había perdido toda esperanza de volver a ver a Ivy hasta que, la semana pasada, apareció una foto de su mascota en Internet. «Fue muy extraño», comentó Hannah.

«Estaba navegando por Facebook y vi una publicación en un grupo local que decía: ‘¿Alguien reconoce a este gato? Ha estado rondando por la escuela de Oakham estas últimas semanas'», explicó.

Al ver la imagen, Hannah pensó que se parecía a Ivy, por lo que buscó una foto antigua de la gata y ya no le quedaron dudas. Fue la primera pista sobre el paradero de Ivy desde agosto de 2021.

«Nos habíamos ido de acampada un fin de semana, dejamos comida para Ivy y pedimos a los vecinos que se pasaran a verla», relató Hannah. «Pero desapareció sin más, simplemente se esfumó».

Hannah siempre mantuvo la esperanza de que Ivy seguía viva, convenciendo a sus hijos de que su gata estaba empezando una nueva vida en otro lugar.

«Todos estábamos tristes, pero lo aceptamos», dijo. La perseverancia de Hannah la llevó de regreso a la escuela en busca de Ivy.

«Como es habitual, ella no estaba allí, pero Ivy tiene unas marcas muy distintivas y una cola torcida debido a una cirugía cuando era pequeña», explicó Hannah. «Cuando una de las chicas confirmó que el gato de la escuela tenía la cola torcida, rompí a llorar».

Ivy apareció al día siguiente, y Hannah fue a recogerla y la llevó a casa con Martha, de 8 años, y Toby, de 9 años. «Fue un momento absolutamente maravilloso.

Estaban tan felices de verla después de tanto tiempo», compartió Hannah. La identidad de Ivy fue posteriormente confirmada por un veterinario que verificó el microchip de la gata.

Hannah agregó: «Por el aspecto de Ivy, no creemos que haya estado en la naturaleza todo este tiempo. Es importante que la gente sepa que si acogen a un gato que creen que es un vagabundo, deben llevarlo al veterinario para escanear el microchip, porque si eso se hubiera hecho antes, nos habríamos reunido mucho antes».

Esta emotiva reunión subraya la importancia de los microchips para mascotas, que pueden facilitar encuentros felices como este.

En casos de mascotas perdidas, un simple escaneo puede devolver a un amado animal a su hogar, incluso años después de su desaparición.

Recuerda, si encuentras un animal perdido, una visita al veterinario para comprobar la existencia de un microchip puede hacer la diferencia entre un reencuentro feliz y años de separación.

Ivy está de nuevo en casa, gracias a la combinación de tecnología y la persistencia de una comunidad unida.

Y si alguna vez se escapa tu felino y no vuelve a casa, aquí tienes algunas recomendaciones para encontrar a un gato perdido.

Deja un comentario