Dónde dejar a tu gato en vacaciones

Todos los que convivimos con gatos antes o después nos encontramos ante la situación de tener que pasar unos días sin él.

Si sois varias personas viviendo en el hogar puede darse el caso de que siempre se pueda quedar alguien en casa, pero esto no siempre es posible y habrá situaciones en las que la vivienda se quede vacía.

Ya sea por vacaciones o por trabajo vamos a tener que buscar una solución para el cuidado del gato y en este post las vamos a repasar todas.

Dejar al gato en casa

La primera opción cuando te vas a ir de vacaciones es dejar a tu gato en casa. Es la más recomendable, ya que no implica un cambio de vivienda.

Los felinos no llevan bien los cambios de hogar. Son bastantes territoriales, por lo que valoran permanecer siempre en el mismo entorno.

Por suerte esta opción es viable, pero necesitas la ayuda de otra persona. Podrás dejar a tu gato en casa si tienes a alguien conocido para que le haga una visita todos los días.

Debe ser alguien en quien puedas confiar, preferiblemente una persona a la que ya conozca tu gato, y tendrá que realizar las siguientes tareas:

  • Alimentar y cambiar el agua

Lo primero que deberá hacer esta persona es alimentar a nuestro gato y renovarle el agua. Deberá tener claro la cantidad de comida que se le debe facilitar y dónde servirla.

Pero también le debéis explicar otras cuestiones como la limpieza de los platos. A lo mejor esta persona no tiene gato y no se da cuenta de los detalles, pero si vosotros le limpiáis el plato diariamente él también lo deberá hacer.

En caso contrario tu gato puede sentirse incómodo por la suciedad de los platos no quiera comer o beber agua. Hay que tener en cuenta este tipo de situaciones.

  • Limpiar el arenero

La limpieza del arenero es esencial. No vale pensar que por tratarse de unos pocos día no va a pasar nada: se debe limpiar de forma regular.

Deberá renovar la arena cuando sea necesario y si puede sacar de la vivienda la arena sucia mejor.

  • Jugar

El ejercicio físico será muy importante, por lo que debería pasar un rato de juego con el gato. Bastará con utilizar una pluma para activar al felino y que se mueva intentando cazarla.

Podéis explicarle qué juegos o juguetes le gusta más para que sea más fácil que el gato entre al juego. Si no tiene mucha confianza con esa persona habrá que facilitar el juego utilizando los juegos que ya conoce.

  • Vigilar su estado de salud

Si el gato necesita tomar mediación deberá proporcionársela a las horas que corresponde. También debe conocer el veterinario que trata a tu felino, ya que en caso de urgencia podrá acercarse sin tener que contactar primero con vosotros.

Dejar a tu gato en casa durante las vacaciones

Dejar al gato en la casa de una persona de confianza

Una segunda opción es llevarlo a la casa de una persona en la que tengáis confianza. No es lo ideal, pero puede ser una solución a tener en cuenta.

Aquí es fundamental que el gato ya haya tenido trato con esa persona, y si conoce la casa mucho mejor. Debéis de llevar todos los elementos del gato: su cama, juguetes, platos de comida… deberá reconocer sus objetos.

Una buena idea es llevar a la vivienda el transportín y dejarlo con la puerta abierta y una manta suya dentro. Al tener su olor, si el gato necesita resguardarse tendrá un lugar que reconoce.

El resto de cuidados deberán ser como en el apartado anterior. Tendrá que servirle la comida a las horas establecidas, limpiar el arenero, proporcionarle ratos de juego…

Pero también habrá que dejarle espacio para que se relaje. Si al llegar decide esconderse no hay que forzarle para que salga del escondite. Ya saldrá cuando se sienta preparado.

Dejar al gato en una residencia

La tercera opción que te puedes plantear es dejar a tu compañero felino en una residencia para gatos. La ventaja de estos lugares es que podrá interactuar con otros felinos.

En estos centros tienen gente especializada que sabe tratar con gatos. Además las instalaciones están adaptadas para que los gatos disfruten. Tienen juguetes y saben cómo reaccionar si hay algún problema entre los gatos.

Optar por esta solución conlleva sacar a nuestro felino de su lugar de confort, pero es una buena opción si nadie se puede hacer cargo de él en tu casa.

Si no conoces ninguna en tu ciudad te recomiendo que preguntes a tu veterinario de confianza. El conocerá las diferentes opiniones de las residencias y te podrá recomendar la que mejor crea conveniente para tu caso.

Recuerda en el siguiente post lo que debes tener en cuenta a la hora de viajar en coche con tu gato.

Residencias para gatos

Lo que no debes hacer

Una solución que no te debes plantear es dejar a tu gato completamente solo. Aunque pienses que puede aguantar un par de noches solo no es nada recomendable hacerlo.

Si no tienes ningún conocido a quién confiar el cuidado de tu gato lo mejor es que lo lleves a una residencia.

Dejar a tu gato completamente solo conlleva ciertos riesgos que es mejor evitar. Nunca sabes lo que puede pasar en la vivienda durante tu ausencia, y tu gato se sentirá muy triste si se encuentra sin ningún tipo de compañía.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Categorías Cuidados

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies