5 alternativas a la desungulación

Cuando un gato comienza a arañar los muebles y no encuentras la manera de que pare de hacerlo puede pasarte por la cabeza la idea de quitarle las uñas a tu gato.

Tanto si es tu caso como si conoces a alguien que quiera hacerlo te recomiendo que antes leas esta entrada al completo.

He querido reunir en ella 5 alternativas a la desungulación. Se trata de 5 métodos que podrás usar de forma simultánea para evitar que tu gato clave las uñas en lugares no deseados.

Qué es la desungulación

Vamos a empezar repasando lo que es la desungulación. Este procedimiento consiste en quitar por completo las uñas de tu gato.

Pero para poder hacer esto no solo se extrae la uña del gato, sino que es necesario retirar también el hueso de la tercera falange, ya que la anatomía del gato es diferente a la nuestra.

Es por esto que se trata de un proceso doloroso que requiere del uso de anestesia general, además de cuidados postoperatorios.

Aquí nuestra recomendación es muy clara: debes evitar a toda costa quitarle las uñas de tu gato.

Es una intervención quirúrgica importante y le estarás robando parte de la identidad a tu gato.

De hecho, en España está prohibido realizar la desungulación en los gatos. Pero si tu país sí que lo permite no te dejes llevar por la legalidad de este procedimiento.

Pero, ¿qué hacer si tu gato araña los muebles del hogar? Bien, a continuación te voy a dar las 5 soluciones para que la convivencia con tu gato sea lo mejor posible. Toma nota.

1. Cinta de doble cara

La cinta de doble cara será tu mejor baza para desanimar a tu gato a que arañe las superficies.

El funcionamiento es muy simple: se trata de colocar un material adhesivo encima de las superficies que tu gato suele arañar.

El contacto con este plástico será desagradable para tu gato, pero no supondrá ningún peligro para él. Simplemente estará incómodo por tocarlo y evitará volverlo a hacer.

Será suficiente con ponerlo durante la primera semana, aunque deberás estar pendiente por si vuelve a clavar sus garras pasado este tiempo.

Verás como se le quitan las ganas de volver a arañar tu sofá. No obstante, si quieres tener mejores resultados, te recomiendo que también apliques el siguiente consejo.

2. Rascadores

Tu gato necesita arañar. Está en su naturaleza. Así que lo mejor es que lo asumas y le des superficies específicas para hacerlo.

La mejor solución son los rascadores, y para acertar con su compra debes tener presentes estos tres consejos.

  • Busca un rascador parecido a la superficie que suela arañar. Si araña las cortinas o un lateral del sofá busca un rascador vertical, pero si lo que araña es la alfombra o la superficie superior de algún mueble deberás optar por uno horizontal.
  • Colócalos cerca de los muebles que arañe. Cuando tenga la tentación de arañar uno de los muebles lo mejor es que tenga un rascador cerca.
  • Procura que sean rascadores estables. Si se mueve mientras lo araña lo dejará de utilizar.

Verás como siguiendo estos tres consejos lograrás que tu gato lo utilice en lugar de tus muebles.

Y si quieres una ayuda extra prueba a colocar un poco de catnip sobre el rascador. ¡Pero cuidado! no lo confundas con la hierba gatera. Aquí te dejo la entrada en la que explicamos las diferencias entre catnip y hierba gatera.

3. Spray antiestrés

Los gatos tienen varias formas de marcar su territorio: a veces frotan su cara contra los objetos y otras veces clavan sus garras.

Lo interesante aquí es que el olor que dejan es en realidad diferente, ya que no dejan el mismo aroma si marcan de una u otra manera.

Este principio es el que utilizan los sprays antiestrés como el de la marca Feliway. Lo que hacen es dejar una copia de las feromonas que dejaría tu gato si frotase con la cara, de esta manera evitará que sienta la necesidad de que clave sus garras.

Pero para que esto funcione debes primero limpiar bien la zona dañada. Utiliza jabón enzimático con agua en la superficie que tu gato haya arañado.

Una vez eliminadas las feromonas que ha desprendido de sus patas aplica varias pulverizaciones sobre la zona afectada.

De esta manera habrás neutralizado las feromonas que incitan a tu gato a arañar y las habrás cambiado por otras que le tranquilizarán.

4. Cortarle las uñas a tu gato

Sí, lo sé, cortarle las uñas a tu gato no es una tarea fácil. Pero créeme, si lo conviertes en una rutina tu gato se acostumbrará y tus muebles y brazos estarán más protegidos frente a los arañazos.

Cuando le cortas las uñas a tu felino de forma regular minimizarás enormemente los daños que pueda causar al clavar sus garras.

Tendrás sus uñas más controladas y será más difícil que se enganchen a tu ropa o a los muebles.

No obstante debes cortárselas con cuidado. Pide a tu veterinario que te explique cómo hacerlo o sigue algún tutorial, ya que no podrás cortarlas de cualquier manera.

Te recomiendo que aproveches un momento en el que tu gato esté relajado y si se empieza a poner nervioso divide la sesión en varias partes.

Te será de gran ayuda haber hecho una sesión de juego con anterioridad: así tu gatito estará más cansado y se relajará con mayor rapidez.

Cortar las uñas de tu gato

5. Fundas de uñas para gatos

En último lugar tenemos las fundas de uñas para gatos. Se trata de unas fundas de silicona que se adaptan a la uña del gato y que van adheridas con un pegamento.

El adhesivo tiene una duración de entre 4 y 6 semanas de duración, y pasado este tiempo será necesario volver a colocarle las fundas.

Estas fundas fueron desarrolladas por un veterinario de EEUU y están compuestas de materiales que son seguros para los gatos.

Pero, ¿cuál es el problema? Pues que las fundas originales, que se encuentran bajo el nombre de Soft Paws, difícilmente las vas a conseguir fuera de EEUU.

Lo que vas a encontrar en tu país van a ser copias, y es importante utilizar una funda de calidad. Piensa que tienen que encajar a la perfección, que el pegamento debe ser de buena calidad y que el material del que están compuestas no puede ser tóxico para tu gato.

Por eso, lo mejor es que dejes estas fundas como la última solución a la que recurrir. Primero deberás intentar el resto de consejos que te he dado en el vídeo, ya que se trata de soluciones más naturales.

Verás como con paciencia y constancia acabarás enseñando a tu gato a que no arañe los muebles.

Fundas de uñas para gatos
Imagen: wikipedia

Ahora que ya hemos repasado las 5 alternativas a la desungulación quiero que le des importancia a la cantidad de ejercicio que hace tu gato.

¿Juegas con él y le proporcionas una buena dosis de ejercicio diario? Piensa que ayudarle a que se canse te servirá para que arañe menos los muebles y que se relaje cuando le quieras cortar las uñas.

Si no sabes bien cómo lograrlo te dejo el post en el que lo explicamos al detalle.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Última actualización el 2021-07-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies