7 aspectos clave para ganarse la confianza de un gato

¿Quieres saber cómo ganarte la confianza de tu gato? En este post te he preparado 7 aspectos clave para que tu felino confíe en ti.

Tanto si se trata de un gato miedoso como si has metido en casa a un gato callejero, conseguir su confianza será un proceso por el que tendrás que pasar con cuidado.

Pero lo importante es que una vez haya perdido todos sus miedos se convertirá en el compañero ideal. Conseguiréis una amistad que os unirá y mejorará vuestras vidas.

1. Asimila que va a ser un proceso lento

Debes tener algo muy presente: ganarse la confianza de un gato es un proceso lento. No tengas prisa, ya que si fuerzas las diferentes situaciones estarás retrocediendo en lugar de avanzar.

No intentes pasar de fase hasta que no veas al felino dispuesto a ello. Será él quien marque el ritmo. Observa su comportamiento y actúa en función de cómo evolucione.

2. Proporciónale un ambiente tranquilo y seguro

El ambiente en el que conviva debe ser el idóneo para que se encuentre tranquilo y seguro. Debes garantizar los siguientes aspectos:

  • Zona de la casa tranquila: busca una habitación en la que no haya ruido y que no esté en una zona de paso.
  • Déjale una cama y una caseta: ponle una cama en la que pueda encontrarse cómodo y caliente. Si puedes, también es recomendable una cueva o casita en la que pueda esconderse si lo necesita.
  • Comida y bebida siempre disponible: tiene que saber que dispone de comida y bebida suficiente. Además, si está muy asustado, buscará los momentos de mayor tranquilidad para comer y beber. Por eso es importante que la tenga siempre al alcance.
  • Una zona alta en la que poder vigilar su entorno: los gatos son animales territoriales y les gusta vigilar todo lo que ocurre a su alrededor. La mejor manera de hacerlo es desde las alturas. Si le colocas un árbol o adaptas un mueble para que se suba estará más tranquilo sabiendo que puede vigilar toda la estancia.

Estos puntos son importantes para empezar el proceso de toma de confianza. Si el ambiente en el que se encuentra no es el correcto tardará mucho más tiempo en bajar la guardia.

3. Haz que tu presencia sea agradable para él

Cuando ya has garantizado que el ambiente es el correcto toca empezar a pensar en cómo acercarte a él. No lo hagas el primer día si ves que el gato se esconde. Deja el tiempo suficiente para empezar con esta fase.

Es muy importante que no hagas nada de ruido y que realices movimientos lentos y tranquilos. Cada vez que te vea debe saber que no vas a hacer movimientos inesperados ni que harás ruido que le moleste.

Esto es importante cuando entres ponerle comida o cambiarle el agua.

Poco a poco podrás quedarte en la misma estancia sin moverte y progresivamente ir hablando en voz baja. Deja que se acostumbre a tu presencia y a tu voz. Con un poco de suerte se acercará a olerte.

Cuando ya se haya acostumbrado a ti llega el momento de darle algo de comida húmeda. Entra en el cuarto y abre una lata de pienso húmedo. Déjalo primero a tu lado y cuando se acerque a comer no le acaricies. Simplemente deja que aprenda que puede estar a tu lado de forma segura.

Para saber cuando acariciarle debes esperar a que se acerque a ti, o como mínimo que se acerque a oler tu mano. El momento de la caricia es delicado, porque ya supone un contacto directo.

Lo mejor es esperar a que te pida esas caricias. Con el tiempo y sabiendo que puede confiar en ti acabará llegando.

4. Evita los picos de estrés

Si hay algún factor externo que le esté estresando ayúdale a relajarse. Ten en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Elimina la causa del estrés: si hay algo que le esté asustando o estresando haz que pare. Ruido, golpes, movimientos bruscos… pueden ser muchas las causas del estrés. Cuándo ya haya cogido confianza lo llevará mejor, pero por ahora evítalo en la medida de lo posible.
  2. Habla con voz calmada: Si le muestras tranquilidad hablándole despacio será más fácil que rebaje su nivel de ansiedad.
  3. Darle mimos si los acepta: las caricias le ayudarán si ya las acepta. Si notas que toma distancia o huye de tu mano lo mejor será que no lo toques.
  4. Utilizar feromonas: en el caso que sea necesario puedes utilizar feromonas. Éstas ayudarán a que se relaje en las situaciones de estrés.

Los primeros días y semanas deberás cuidar de que no haya situaciones que saquen a relucir sus miedos. Por eso es importante que prestes atención a su nivel de ansiedad.

5. Establece sesiones de juego

Cuando ya se ha acostumbrado a tu presencia y admite que le acaricies llega el momento de incorporar el juego. Este paso es importante, ya que mediante el juego conseguirás reforzar vuestro vínculo.

Lo mejor es que utilices cañas o algún juguete que pueda «cazar» y realices sesiones de juego todos los días. Es la mejor manera de que haga ejercicio.

Con estas sesiones te verá como una figura con la que divertirse, y será un paso importante para terminar de ganarte su confianza.

En el caso de que se trate de un gato miedoso también conseguirás que vaya recuperando la confianza en sí mismo. Por eso la sesiones de juego son muy importantes.

6. Deja que se acostumbre a los factores externos

¿Ya sientes que te has ganado la confianza de tu gato? Ahora toca centrarse para que el resto de animales y personas del hogar la ganen también.

Cuando tu gato confía en ti llega el momento de presentarle al resto de animales, pero deberás hacerlo de uno en uno.

En un primer momento simplemente deja que se vean. Mantén la distancia entre ambos durante el tiempo que sea necesario. Cuando veas que ya no le tiene miedo podrás juntarles.

Para el primer contacto es recomendable que ambos estén cansados y tranquilos. Haz una sesión de juego con ellos por separado y cuando estén tranquilos deja que se huelan durante un corto periodo de tiempo.

Más adelante podrás dejar que estén juntos más tiempo hasta que llegue el momento de que puedan compartir el mismo rato de juegos o caricias.

Para que conozca al resto de miembros del hogar simplemente repite el proceso como hiciste contigo. Al tener el gato más confianza en sí mismo tardará menos en acostumbrarse.

7. Evita estos errores durante el proceso

Hay una serie de errores que podrán aparecer en cualquier fase. Evita actuar de forma errónea en los siguientes casos:

  • No le castigues: si orina fuera del arenero o hace algo que no debe evita castigarle. Tendrás que tener mucha paciencia y reforzar el comportamiento positivo con premios.
  • Acariciarle cuando no quiere: el gato no siempre querrá que lo acaricies. Si notas que se pone tenso, no quiere estar contigo o intuyes que te va a morder déjale tranquilo. Las caricias deben ser un medio para que se relaje, pero si las fuerzas conseguirás el efecto contrario.
  • Molestarle mientras se lame: los gatos pasan buena parte de su tiempo lamiéndose el pelo. Lo hacen para mantenerse limpios, pero también es una medida para relajarse. Cuando veas que se está lamiendo no le molestes. Si lo haces le incomodarás.

ganarte la confianza de tu gato

Si sigues estos pasos conseguirás que tu felino pierda todos sus miedos y se adapte a la vida en tu hogar. Dependiendo de sus inseguridades será un proceso más o menos lento, por lo que tendrás que adaptar el ritmo a cada situación.

Tienes que afianzar cada paso y evitar las situaciones de estrés para no retroceder en el camino. Pero poco a poco notarás como tu gato confía más en ti y agradece todos los mimos y ratos de juegos que le proporcionas.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies