Adoptar un gato callejero: todo lo que necesitas saber

¿Estás pensando en adoptar un gato callejero? Puede que haya aparecido alguno en tu lugar de trabajo y te has encariñado, o tienes visto uno que merodea cerca de tu casa. No es raro encontrarlos, pero hay que tener presente que meter un gato callejero en casa no es lo mismo que adoptar un gatito.

Para que la transición entre la vida en la calle y la vida doméstica sea lo mejor posible tienes que prestar atención a la forma de hacerlo. Un gato callejero estará menos acostumbrado a las personas, lo que provocará que la adopción sea un proceso más lento de lo normal.

Meter gatos callejeros en casa

1. Diferencia entre gatos asilvestrados y gatos abandonados

Hay que conocer la diferencia entre un gato que ya está asilvestrado y un gato doméstico que ha sido abandonado.

1.1. Adoptar un gato callejero asilvestrado

Los gatos callejeros asilvestrados huirán de los humanos. Son animales totalmente independientes y puede que hayan sufrido malos tratos en el pasado con alguna persona, por lo que evitarán acercarse. Si son más confiados aceptarán alimento y lo comerán cerca de nosotros, hasta puede que se dejen acariciar, pero hay que dejarles libertad y no tratarlos como a un gato doméstico.

Los gatos silvestres saben cazar y conseguirán alimento por su cuenta, no necesitan de un hogar para sobrevivir. Si bien es cierto que su esperanza de vida es menor, si ya está acostumbrado a vivir en la calle el cambio de vida a una vivienda les puede deprimir y hacerles sentir encerrados.

Piensa bien si debes adoptar a un gato asilvestrado. Si está herido o ves que no es capaz de sobrevivir en la calle llévalo al veterinario y que él te aconseje sobre si debes adoptarlo.

La mejor ayuda que se les puede proporcionar a los gatos silvestres es esterilizarlos. Para controlar la población de gatos de una zona lo ideal es llevarlos al veterinario y que los esterilice. El proceso para ayudarlos es atrapar al gato, llevarlo al veterinario para que le haga un reconocimiento y esterilice, y posteriormente soltar.

1.2. Adoptar un gato doméstico abandonado

Un gato doméstico abandonado sí que aceptará a las personas, incluso buscará su compañía, y a diferencia de los gatos asilvestrados tienen menos posibilidades de sobrevivir en la calle por su cuenta. Son gatos que han vivido con humanos y después han sido abandonados.

En estos casos debemos preocuparnos por él. Habrá que observar si tiene algún hogar que le proporcione alimento y un lugar donde dormir o si por el contrario está solo.

2. Recoger al gato (transportín)

Tanto si has decidido atrapar a un gato para llevarlo al veterinario como si quieres adoptar un gato callejero el mejor sistema para recogerlo es el transportín.

Es fundamental que el gato asocie el transportín como algo positivo. No lo metas a la fuerza en él, lo verá como algo malo y se pondrá agresivo cada vez que lo intentes meter. Utiliza un tono de voz suave y algo de comida o chucherías. Deberás tener mucha paciencia.

El ser un gato que vive en la calle tendrá cierto recelo para entrar al transportín. Prueba a introducir un juguete y alguna chuchería en el interior. Una vez esté dentro podrás llevarlo al veterinario o a tu casa sin problema.

Cómo llevar a un gato callejero al veterinario

3. El veterinario

Lo ideal cuando adoptas un gato callejero es llevarlo cuanto antes al veterinario. Un gato que ha vivido en la calle puede haber sufrido daños físicos por peleas, maltratos, atropellos… haber contraído alguna enfermedad o tener pulgas. Ir al veterinario es fundamental para descartar que tenga cualquier tipo de enfermedad.

Además, te indicará sobre las vacunas obligatorias que necesitará tu nuevo compañero. También procederá a colocarle el microchip para poder identificarlo en caso de que se escape (algo que intentará si tarda en adaptarse al hogar). Plantéate la posibilidad de esterilizarlo en esas primeras visitas.

Adoptar un gato callejero - veterinario

4. La llegada a casa

Un gato adoptado querrá explorar toda la casa, pero un gato callejero es probable que se quede escondido bajo algún mueble. Hay que entender su comportamiento y dejarle tiempo para que se acostumbre. Nunca le obligues a salir a la fuerza.

Puedes preparar una habitación y dejársela por completo o dejar que sea él quien explore y decida cuál va a ser su escondite (es importante que abras todas las puertas de la casa para que la pueda recorrer). En cualquiera de los casos tendrás que dejarte ver de vez en cuando y compartir momentos del día con él para que te vaya conociendo. Poco a poco irá cogiendo confianza y llegará un punto en el que se dejará acariciar.

Antes de su llegada deberías tener preparado todo lo que pueda necesitar:

  • Una cama: hará que se sienta muy cómodo en su nuevo hogar.
  • Rascador: en la calle los gatos usan con frecuencia las uñas. En una casa esto cambia, por lo que necesitará un rascador para que pueda afilarlas.
  • Alimento: deberá estar cerca de su cama. Aprovecha la visita al veterinario para que te recomiende cuál es el mejor alimento para tu gato en concreto. La comida húmeda es muy sabrosa para ellos, te ayudará si el gato está muy asustado y no quiere comer.
  • Arenero: colócalo donde pueda verlo pero sin que esté demasiado cerca de su cama y su alimento.
  • Juguetes: le ayudarán a superar el miedo. También te servirán para intentar establecer el vínculo con él cuando le hagas las visitas.

Una vez transcurridos unos días desde su llegada podrás mover su alimento y su arenero al lugar que hayas elegido para él. De esta manera animarás al gato a salir y conocer su nuevo hogar.

5. Ten paciencia

No es raro que transcurridos unos días, estando ya asentado en su lugar de la casa, el felino se niegue a salir. Esperará a los momentos más tranquilos del día para explorar la casa.

Además, estará acostumbrado a su propia rutina, por lo que necesitará un tiempo de adaptación a la nueva situación en la que se encuentra. Es fundamental no forzarle y tratarle con delicadeza. Espera a que se acerque él para acariciarle y utiliza comida y juguetes para que te vaya aceptando poco a poco.

Si tienes que regañarle porque ha hecho algo mal hazlo con mucho cuidado. Puede que haya vivido malas experiencias en la calle y se mostrará a la defensiva . Para regañarle correctamente visita la entrada sobre cómo regañar a un gato.

6. La calle

El gato callejero, sobre todo al principio, tenderá a escaparse. Debes vigilar que las puertas y ventanas se mantienen cerradas pero no le impidas que pueda ver el exterior. Facilítale el descanso en alguna ventana que de a la calle. Coloca si es necesario una balda en la que se pueda tumbar y pasar tiempo mirando la calle.

Si tienes un jardín adáptalo para que pueda salir a él sin que se escape. Lo agradecerá enormemente. Para aquellos gatos que extrañan mucho la calle pero no tienen ningún jardín al que salir existen arneses con los que sacarlos a pasear.

Dentro de la casa puedes colocar algunas plantas para que las olisquee y un árbol para gatos que pueda escalar. Estará acostumbrado a un nivel de actividad que le gustará mantener.

Gato callejero en casa

7. Si hay otro gato en la casa…

Adoptar un gato callejero cuando ya tienes otro en casa requiere de más precaución. Lo primero que deberás hacer es llevar al nuevo felino al veterinario. Es posible que en la calle haya cogido alguna enfermedad y se la transmita al resto de gatos. En caso afirmativo presta especial atención en que se mantengan separados hasta que ya no exista ningún peligro de contagio.

Cuando ya se vayan a conocer puedes echar mano del transportín. Utilizándolo conseguirás que se huelan y se conozcan sin que haya contacto físico. Si observas que se toleran podrás soltarlo, pero siempre vigilándolos hasta que se hayan aceptado por completo.

Adoptar un gato abandonado

Para decidirte si adoptar un gato callejero debes pensar si va a estar mejor en tu casa o en la calle. Si crees que estará mejor contigo ten en cuenta que va a ser un proceso más lento de lo normal. ¡Pero al final lo dos seréis mas felices!

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies